Archive for 20 octubre 2012

MONTEHANO [I]

20 octubre 2012

En pleno corazón del Parque Natural del Humedal de Santoña se yergue un monte majestuoso, dominando las  exuberantes marismas de Escalante como si emergiera de entre ellas. Se alza solitario y valiente, con mirada al Este, Montehano, en medio del paisaje llano y marismeño donde se asienta; ofreciendo como barrera natural los vientos atlánticos que pudieran arremeter contra el noble pueblo de Escalante, su hogar, y que siempre lo fue por mucho que algunos lo confundan por santoñés.

Se trata de un monte emblemático para nuestro pueblo que destaca por su hermosa forma cónica de 850 metros de diámetro en su base alcanzando los 187 metros de cima pero con vértice ligeramente amesetado, lo que le confiere un alto valor paisajístico. Antaño fue un islote rodeado de marisma, cuya única manera de acceder era por barca hasta el pequeño muelle localizado detrás del Convento. Durante mucho tiempo su único enlace con tierra firme era el desaparecido puente romano de Hano.

Por una parte, la continua transformación de su geomorfología a lo largo del siglo pasado (rellenos  agrícolas e industriales principalmente) la tierra ha ido ganando al mar hasta convertirle hoy en día en una península, al encontrarse unida a tierra firme a través de un istmo de tierra baja muy húmeda cubierta de praderas naturales y junqueras encharcadas. Por otra parte, las feroces dentelladas que la actividad minera ha ocasionado desde los años cuarenta han provocado un brutal efecto paisajístico y arqueológico; mientras los cultivos intensivos de eucaliptos que han sustituido parcialmente la exuberante vegetación autóctona (frondosos arbustos y carrasca, encinas, robles, agracios y albortos)  han dañado gravemente su valor ecológico.

Pero Montehano es más que un excepcional mirador de las Marismas de Santoña y Joyel, acoge la desembocadura del río Asón y es un enclave natural de incalculable valor faunístico que sirve de hábitat para más de 60 especies.

Está casi completamente cubierto de eucaliptos (quizás con el eucaliptal más hermoso de las Siete Villas) que forman una selva casi impenetrable salvo la cumbre del monte, donde se puede observar vestigios que quedan de los encinares que poblaban hace ya muchos años la costa oriental de Cantabria. Acoge también roble, laurel, acebo, encina y castaño y un amplio repertorio ornitológico.

Este antiguo islote conforma un enclave de gran valor estratégico, advertido desde épocas remotas.

Continuará…

Fuentes consultadas:
La Historia de Monte Hano (Escalante-Cantabria) por Javier Marcos Martinez. Ed. 1992
Catalogo Monumental del Municipio de Escalante por Miguel Angel Aramburu-Zabala. Ed. 1997
Archivos Municipales del Ayuntamiento de Escalante
Imagenes obtenidas de diferentes fuentes.
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: